30Oct 2018

Nos conocimos hace ya bastantes años,27 para ser exactos. Pero desde la primera vez que nuestros ojos se miraron fijamente, nació una conexión indestructible. Yo no recuerdo ese momento, pero sé que tú jamás lo olvidarás.

Te agradezco papá por cada noche en vela, por cada esfuerzo hecho para mí, por cada día que postergaste el hacer lo que querías y lo cambiaste por hacer lo que sería mejor para mí. A veces sé que no soy fácil pero Mi mamá dice que es porque somos iguales: callados, duros, tercos. Pero también somos leales, comprensivos, cariñosos, y en verdad amo ser igual a ti papá.

Eres celoso, exigente, estricto, sobreprotector. Y debo confesar que hubo momentos en los que pensaba que no eras justo conmigo. Pero ahora comprendo todo, de no haber sido así, no sé qué sería de mí. Gracias papá por haberme exigido tanto, por haber estado al pendiente de mis calificaciones, gracias a eso pude terminar mi carrera y ahora soy un gran profesional. Gracias por inculcarme los valores del respeto, la dignidad, la humildad y muchos otros. Gracias por enseñarme a amarme a mí mismo antes que a cualquier persona.

No eres perfecto, nadie lo es, pero aun así eres mi ejemplo a seguir. Un hombre honrado, bueno, trabajador, que ha hecho todo lo posible por darnos la mejor vida. ¡Eres mi gran orgullo papá!

Gracias a ti sé con certeza la clase de hombre quiero ser. Quiero ser un hombre fuerte, trabajador, inteligente, valiente; quiero ser como tú papá, porque entonces sé que mis hijos serán los seres más felices y se convertirán en personas de bien.

Pero no solo debo agradecerle a mi papá, hubo una persona que estuvo en cada paso, en cada ladrillo puesto en cada decisión tomada porque aceptémoslo ATC tiene dos gerentes y a uno de ellos le digo mamá. Lo cierto es que sin ella tampoco esto hubiera sido posible, las horas de sacrificio en el hogar cuidando de nosotros tres, levantándose temprano, con nosotros para darnos todo su amor desde las 5 am, pendiente de si se hizo si no se hizo apoyando a mi papá en cada paso de su vida en cada revés y en cada acierto. ¡Gracias mamá por eso y más!

Este agradecimiento también va para otras personas que indiscutiblemente son parte fundamental de nuestro crecimiento y son ustedes nuestros clientes y aliados estratégicos, gracias por la confianza que algunos incluso hace más de 10 años han estado con nosotros, muchas situaciones nos hemos encontrado en el camino, pero aquí están sentados a nuestro lado con la certeza de que estarán otros 10 años más creciendo a la par de nosotros. A ustedes ¡gracias!

Y pues ni que decir de su 3er hijo que hoy nos reúne a todos porque está en su 10mo cumpleaños, es un pequeño caprichoso y complicado, pero enseña más de lo que creen, enseña perseverancia, paciencia, tolerancia, en fin, está tan lleno de situaciones todos los días que pensar en los valores que nos deja es incontable. Pero algo sí sé y es que ATC nos hace dinámicos, proactivos y recursivos, me alegra que lleguemos a nuestros primeros 10 años porque ese número refleja el esfuerzo que cada uno de nosotros y cuando digo nosotros me refiero a todos las personas que han puesto su granito de arena para que lento, pero a paso seguro pisemos con intenciones de seguir creciendo y cumpliéndole más y más sueños a nuestros colaboradores.